CONTROL DE LA ILUMINACIÓN ARTIFICIAL EN FUNCIÓN DE LA LUZ NATURAL

Inversión: baja-media. 50-70 €/unidad Retorno: 1-5 años

DESCRIPCIÓN DE LA TECNOLOGÍA

El primer paso lógico hacia el ahorro energético en iluminación es hacer un uso óptimo de la iluminación natural en las instalaciones siempre que sea posible. Esto puede hacerse de manera manual o bien aplicando soluciones técnicas que lo hagan automáticamente.

Mediante estas soluciones se pueden encender o apagar automáticamente grupos de luminarias, o bien regular su intensidad para adaptarse a las condiciones externas cambiantes, de modo que en la zona a iluminar los niveles de iluminación (suma de natural y artificial), permanezcan siempre en los valores adecuados, haciendo un aprovechamiento máximo del aporte de luz natural.

De manera general, esto se logra mediante una fotocélula que detecta la luz natural disponible y compensa cuando es necesario regulando el aporte de la iluminación artificial.

Esta regulación es aplicable a lámparas tipo incandescentes, halógenas, fluorescentes, tanto lineales como compactas o de bajo consumo, siendo necesario un balasto electrónico regulable. Incluso recientes desarrollos permiten la regulación de las lámparas de descarga de alta intensidad (HID), utilizadas principalmente en la iluminación de grandes superficies con techos elevados, aparcamientos, etc.

MEJORAS CONSEGUIDAS

Dependiendo de las características de la estancia, estos sistemas permiten alcanzar ahorros de hasta el 60%, cayendo hasta un 20-30% en lugares con cantidad limitada de luz natural.