RECUPERACIÓN DE CALOR DEL AIRE DE VENTILACIÓN

Inversión: media, dependiendo del sistema de ventilación
existente y del tipo de instalación necesaria
Retorno: 2-5 años

DESCRIPCIÓN DE LA TECNOLOGÍA

Tanto a nivel nacional como europeo, existe legislación específica que fija unos requerimientos mínimos en la calidad del aire de edificios de uso público, por lo que muchas veces es necesaria la instalación de un sistema de ventilación mecánico.

Para compensar el aire viciado de salida es necesario un nuevo suministro de aire, ya sea a través de un sistema de alimentación mecanizada o a través de puertas, ventanas o grietas. Este aire de entrada tiene que ser nuevamente calentado o refrigerado para mantener la temperatura interior, por lo que se necesita energía. Los recuperadores de calor son intercambiadores que ponen en contacto el aire interior del edificio y el aire procedente del exterior, permitiendo el intercambio de calor en función de las necesidades. Así, en invierno, el aire frío es precalentado, mientras que en verano se produce el efecto contrario.

MEJORAS CONSEGUIDAS

Los dispositivos de recuperación de calor llevan asociado un ahorro de energía pero, además, hacen posible una reducción de los requerimientos de potencia térmica instalada con importantes reducciones en el coste de las instalaciones térmicas, haciéndolas más económicas y asequibles.

En función del modelo de recuperación de calor empleado y de las condiciones externas se pueden alcanzar reducciones de entre el 20 y el 40%.